Web INS

11 de mayo de 2016

¿Se acaba la era de los antibióticos?

11 de mayo de 2016 - INSteractúa


Los microrganismos son capaces de adaptarse a diferentes condiciones de su entorno, incluyendo ambientes extremos. Esta gran capacidad de adaptación ha promovido el incremento de la resistencia a los antibióticos o antimicrobianos.
La capacidad de intercambiar información genética entre los microorganimos, de una forma muy democrática, se denomina “transferencia genética horizontal”. De esta manera, los microorganismos adquieren de manera rápida la información necesaria para poder soportar los efectos de un ambiente adverso, tal es el caso del uso de los antibióticos durante una infección.
Por esta razón, muchos de los microorganismos resistentes a los antibióticos aparecen en ambientes donde el uso de antibióticos es frecuente, tales como ambientes nosocomiales, criaderos de animales de granja, entre otros. Sin embargo, estos microrganismos pueden colonizar otros entornos donde pueden por si mismos causar enfermedades, o en donde pueden entrar en contacto con otros microorganismos receptores de una información valiosa (genes de resistencia).

Figura 1: Placa Petri con cultivos microbianos resistentes a diversos antibióticos (Fuente: Instituto Nacional de Salud, Lima, Perú) 


Actualmente, la resistencia representa una de las principales amenazas a la salud mundial y puede afectar a cualquier persona, sin discriminar edad, nacional, condición económica y/o de género. 
Debido al incremento de la resistencia a los antibióticos globalmente, la OMS está priorizando acciones para contener este problema, y advierte que estamos ingresando de forma inminente a una era post-antibióticos, donde las opciones terapéuticas se reducen cada vez más, y en la que cualquier infección común podría resultar fatal.
Un reciente estudio publicado en The Lancet Infectious Diseases ha reportado la identificación de un gen MCR-1 que confiere resistencia a la colistina, fármaco utilizado como último recurso para tratar infecciones producidas por bacterias Gram negativas. Esta investigación sugiere que estamos a punto de averiguar que sucede cuando ya no tenemos antibióticos que funcionen.


Figura 2: Incremento de la resistencia a los antibióticos por enteropatógenos de importancia en salud pública (Fuente: Nature)


Corresponde entonces tomar conciencia sobre este problema, entender los determinantes asociados a la resistencia a los antibióticos, y promover la búsqueda de nuevos antibióticos capaces de mejorar los tratamientos actuales permitiendo contrarrestar las denominadas “Súper Bacterias”, que emergen de forma imprevista y cada vez con mayor frecuencia.
Estos aspectos serían los principales pilares para un adecuado control y prevención de la resistencia, que sigue vigente en la salud pública a nivel local, regional y mundial. 
Por otro lado, no solo necesitamos nuevos antibióticos capaces de controlar los microrganismos multiresistentes (microbios que resisten a varios antibióticos), sino también un verdadero cambio para mejorar el comportamiento respecto al uso inadecuado de estos medicamentos. En este tema, el uso adecuado de los antibióticos por el personal de salud es crucial y debe acompañarse de una vigilancia epidemiológica de los determinantes de resistencia (información genética presente en los microorganismos que confieren resistencia a los antibióticos).

Finalmente, un aspecto que no constituye un tema actual de discusión pero que probablemente sea también un factor determinante es el uso indiscriminado de los antibióticos en la crianza de animales para el consumo humano (se calcula que alrededor del 80% de los antibióticos producidos globalmente se destina a esta actividad). Reflexionemos en torno a esto. 

0 comentarios:

Publicar un comentario