Web INS

24 de agosto de 2016

¿Cómo Lograr Salud Intercultural?

24 de agosto de 2016 - INSteractúa


























FUENTE: PRENSA LIBRE 
Susana Ramírez Hita (1)  y Eduardo Menéndez (2) , encuentran que, en la mayoría de los casos, decisores y funcionarios públicos no tienen claro el porqué de la implementación de acciones de salud intercultural o encubren una visión utilitaria y oportunista de los servicios oficiales, que no busca rescatar ni valorar los recursos terapéuticos de otros sistemas de salud, sino acercar a los pacientes y a la población hacia los servicios oficiales. 


De este modo, el fin último es fortalecer los servicios oficiales (básicamente biomédicos) y no la promoción de sistemas médicos plurales con diferentes tradiciones y posibilidades de atención. Dicha constatación nos lleva a preguntarnos por los posibles impactos negativos de la salud intercultural sobre los sistemas médicos indígenas y campesinos. 

En mi experiencia no existe un camino ni acciones únicas en la búsqueda de la interculturalidad en la salud; sin embargo, buena parte de las iniciativas realizan las mismas actividades: inclusión del parto vertical; señalética en lengua local, uso de motivos locales en la decoración de los establecimientos; personal de salud, especialmente técnico, con manejo de la lengua local. 















 FUENTE: SALUD INTEGRAL
Considero que es posible desarrollar todas estas acciones sin establecer relaciones horizontales y equitativas. En general estas acciones son comunes, y ello no solo se debe a un efecto de imitación entre establecimientos, sino a que la cooperación técnica internacional suele empaquetar experiencias para ofertarlas como fórmulas para alcanzar la tan ansiada interculturalidad en salud. De esta forma corremos el riesgo de seguir una interculturalidad unilineal, que no considera las particularidades locales y que plantea un solo camino a seguir. El riesgo es comenzar a repetir experiencias de vitrina, que han sido presentadas como exitosas, para el cumplimiento de ciertos acuerdos multinacionales, pero que en realidad tienen poco éxito y sostenibilidad. Por otro lado, la salud intercultural debe partir de una crítica de la biomedicina como modelo cultural con valores y “Creencias” propias que son reproducidas desde la formación universitaria y técnica de los prestadores del servicio de salud, lo que acrecienta la distancia entre terapeutas y pacientes. 

Mi reflexión no es un alegato para el abandono de la búsqueda de la interculturalidad en los servicios de salud. Considero que la salud intercultural tiene como principal objetivo ser un escenario para la reducción de las inequidades sociales y culturales, así como ser una forma de fomentar sistemas de salud plurales en el que las personas podamos satisfacer nuestras necesidades de salud (físicas, mentales o espirituales) apelando a diversas tradiciones y recursos terapéuticos.  
____________________________________________
(1) Susana Ramírez Hita. Salud Intercultural. Crítica y problematización a partir del contexto boliviano. Instituto Superior Ecuménico Andino de Teología. La Paz. Marzo 2011
(2)  MENÉNDEZ, Eduardo. “El modelo médico dominante y las limitaciones y posibilidades delos modelos antropológicos”. p. 593-604. En: Revista Desarrollo Económico. Buenos Aires, Argentina. Vol. 24. N° 96. 1985.

2 comentarios:

  1. Felicito la reflexión sobre la realidad empírica del proceso intercultural en salud, en el Perú. Me hubiera gustado que las referencias tomadas hubieran probvenido del estudio de nuestra particularidad, pero comprendo las limitaciones bibliográficas, por escasas o nulas.
    En cuanto al fondo del asunto, el artículo, por escueto, soslaya concepto de difuso de interculturalidad, entendida ésta como un INSTRUMENTO de relacionamiento social positivo, en una colectividad signada por las contradicciones de toda índole, en donde la de clases es la determinante. En salud, la interculturalidad sólo constituye un medio de "mejorar" los procesos de "curación" de "pacientes" (lease enfermos), sin incorporar la "esencia2 de la cultura del dominado (campesinado, proletariado, PPII, afroperuanos, etc.).

    ResponderEliminar
  2. Felicito la reflexión sobre la realidad empírica del proceso intercultural en salud, en el Perú. Me hubiera gustado que las referencias tomadas hubieran probvenido del estudio de nuestra particularidad, pero comprendo las limitaciones bibliográficas, por escasas o nulas.
    En cuanto al fondo del asunto, el artículo, por escueto, soslaya concepto de difuso de interculturalidad, entendida ésta como un INSTRUMENTO de relacionamiento social positivo, en una colectividad signada por las contradicciones de toda índole, en donde la de clases es la determinante. En salud, la interculturalidad sólo constituye un medio de "mejorar" los procesos de "curación" de "pacientes" (lease enfermos), sin incorporar la "esencia2 de la cultura del dominado (campesinado, proletariado, PPII, afroperuanos, etc.).

    ResponderEliminar