Web INS

16 de noviembre de 2016

Hábitos Saludables en Gestantes

16 de noviembre de 2016 - INSteractúa


Tener hábitos saludables nos brinda una vida sana y de calidad, es decir debemos realizar un conjunto de prácticas positivas para asegurar un buen estado de salud física, mental y social. En el caso de las mujeres gestantes, los autocuidados son muy importantes, el cumplimiento y fortalecimiento de los hábitos y conductas van a contribuir a tener una gestación libre de riesgos, asegurando el bienestar del bebe y de la madre.  


FUENTE : LOS ANDES



Los hábitos saludables que se deben fortalecer y/o desarrollar en las mujeres gestantes son:


- Alimentación balanceada: 

Las mujeres entran en un proceso de cambios durante el embarazo, la alimentación variada y rica en nutrientes especialmente en hierro y ácido fólico garantizará los resultados finales, es importante vigilar la ganancia de peso durante la gestación teniendo como punto de partida el IMC pre gestacional, el 27.32% de las gestantes se encuentra en sobrepeso y obesidad al iniciar su gestación y el 65.27% tienen problemas en la ganancia de peso ya sea por exceso o por déficit afectando a la madre y el recién nacido, según el estudio “Asociación entre el control prenatal y peso- longitud  de los recién nacidos  en establecimientos de salud nivel II y III del Ministerio de Salud periodo 2008-2012”realizado por el CENAN. 

En general, las necesidades de nutrientes en la gestante deben ser balanceadas tomando en cuenta todos los grupos de alimentos para el  adecuado desarrollo del feto y mantenimiento de la madre, el consumo de yodo, calcio, hierro y vitaminas, por ello, es ideal que la mujer empiece a consumir tres meses antes de embarazarse ácido fólico, para garantizar un óptimo desarrollo neuronal del bebé, el cual debe de continuar hasta la semana 13 y a partir de la semana 14 iniciar con el consumo de hierro para combatir la anemia gestacional.  El consumo de alimentos ricos en hierro como la sangrecita, el bazo, el hígado y el pescado son los ideales de incluir en la dieta de la gestante. 




FUENTE: TV CRECER

- Beber agua:

El líquido es sumamente importante, desterremos la creencia de que su consumo es la causa de los edemas, factor de riesgo asociado a la preeclamsia. Lo recomendable es tomar los 8 vasos de agua diario.

Hacer ejercicio:

Los ejercicios están indicados en la gestante siempre que este no genere un incremento en más de un grado en la temperatura corporal, lo aconsejable es la realización de caminatas suaves,  la práctica del yoga y pilates para gestantes, dado que el ejercicio promueve la generación de energías, endorfinas positivas y alivia el estrés en la madre. 

- Dormir bien:

La gestante debe dormir mínimo 8 horas, la postura en la que duerma la madre, ayudara en que se logre este objetivo. 


  FUENTE: MAMIS EN FORMA

Estos aspectos que hemos mencionado, son sumamente importantes, dado que garantiza el bienestar de la madre y del bebé, pero que deben ser monitoreados y evaluados por el profesional de la salud, a través del Control Prenatal, por ello es importante que la madre inicie sus atenciones prontamente en el centro de salud, para garantizar que su bebé y ella gocen de una buena salud. 

Según los resultados de la investigación realizada por el CENAN solo el 32.25% cumplen con iniciar sus atenciones prenatales antes de las 14 semanas y llegan a tener de 6 a más controles.Necesitamos un adecuado seguimiento de la gestante, orientado en el reforzamiento de hábitos y conductas saludables logrando resultados positivos en el recién nacido, el periodo gestacional constituye casi un tercio de los primeros mil días de vida, periodo considerado como estratégico en el desarrollo del niño por los procesos que se dan sobre todo en el desarrollo neuronal.

Así mismo, el afecto, el cariño que la gestante trasmite al feto en el vientre materno proporciona un ambiente saludable para su desarrollo, minimizando los problemas de conducta y de socialización. Cumpliéndose la frase que “Somos el resultado de lo que paso las 40 semanas en el vientre de mamá”. Este proceso de afecto y vínculo madre – niño, no se limita al proceso del embarazo, sino continúa a lo largo del periodo de la lactancia.

Un embarazo saludable, garantiza el desarrollo óptimo e integral del bebé, si logramos que la madre tenga una alimentación saludable rica en hierro y ácido fólico, adicional a ello, consuma sus suplementos, acuda a sus atenciones prenatales, le ofrezca al feto un ambiente de afecto y cariño lograremos que el primer tercio de los mil días claves para el niños sean saludables.

Para más Información:




Saludos cordiales,
Oficina Ejecutiva de Información y Documentación Científica.

0 comentarios:

Publicar un comentario