Web INS

18 de enero de 2017

Importancia del Control Prenatal

18 de enero de 2017 - INSteractúa





El  control prenatal(CPN) podríamos considerarlo como la atención integral en la preparación del embarazo, parto, puerperio y de los cuidados del recién nacido donde no sólo participa la gestante sino la pareja y familia. Considerando no sólo la evaluación clínica de la gestante, con la finalidad de lograr un recién nacido sano sin poner en riesgo la salud de la madre. 



 FUENTE: CVZ


Mediante el CPN podremos vigilar la evolución del embarazo, identificar factores de riesgo de la condición madre y feto, a fin de disminuir el riesgo de enfermar y morir en esta etapa, la preparación para el parto y crianza del recién nacido. 

Todo control prenatal debe ser precoz, periódico e integral. 

- Precoz: desde la sospecha de un embarazo ante un retraso menstrual.

- Periódico: hasta las 32 semanas debe ser mensual, luego quincenal y hacia el final del embarazo (37 semana en adelante) debe ser 1 vez por semana.

- Integral: porque involucra la participación de varios profesionales a fin de poder prevenir complicaciones durante el mismo. 

En una primera cita empezaremos con confirmar el embarazo por si existe alguna duda; realizar la historia clínica la que constituye una herramienta indispensable para obtener algunos antecedentes de riesgo propios de la gestante o familiares lo que nos ayudará a prever algunas complicaciones; el examen clínico general, el examen obstétrico, se solicitará los exámenes de laboratorio, la evaluación nutricional, la odontológica, la vacuna antitetánica. 

Esta primera consulta es de vital importancia de allí que debemos aprovechar al máximo, procurar establecer la mejor relación con la gestante invitando a la participación de su pareja y/o familia, se enfatizará sobre la importancia de éstos controles e informará sobre los aspectos de interés que pudiera solicitar la embarazada. 

No quiere decir que en una primera consulta se tenga que realizar todo esto, por ello es muy importante la consejería que se le pueda brindar, para que sea la misma gestante quien tome la decisión del momento en que pudiera realizar o continuar de manera temprana sus controles, con la finalidad de poder determinar dentro de éstos algunos factores que pudieran ayudarnos a descartar si se trata de un embarazo de bajo o de alto riesgo. Cada gestante es un mundo, por ello los controles deben procurar ser a la medida de los intereses, expectativas y características propias de cada embarazada. 



FUENTE: INMP

En los subsiguientes controles se continuará con la evaluación integral, signos y síntomas de alarma, la verificación del cumplimiento de las indicaciones, el examen obstétrico (control de aumento de peso, de funciones vitales, del crecimiento fetal intrauterino, detección de movimientos fetales, auscultación de latidos fetales, determinación de posición y presentación fetal entre otros parámetros), preparación psicoprofiláctica. 

Toda gestante debe tener como mínimo 6 controles prenatales, debemos incidir mucho en la importancia que tiene cada control. En la medida que se establezca una buena relación con el obstetra, en que ellas tengan realmente conciencia de cómo éstos controles pueden repercutir en su embarazo, parto y puerperio; serán ellas, quienes asistirán puntuales a la siguiente consulta a pesar que se presentaran algunos condicionantes que pudieran influir en su asistencia oportuna a su control.  

Los factores por los que las gestantes podrían abandonar el CPN las podemos clasificar en tres tipos: sociales, institucionales y personales. 

Sociales: soltera sin pareja estable, dificultad de permisos en el trabajo, desempleo, ocupación manual, poco apoyo de la familia, primaria incompleta, ambiente inadecuado para la consulta prenatal, dificultad por quehaceres domésticos, residir en barrio urbano marginal, domicilio lejano del lugar de atención, migrante, maltrato familiar.

Institucionales: trato inadecuado, una relación profesional de la salud-paciente insatisfactoria, episodios de maltrato por parte del profesional, poca prioridad para su atención, incoordinación entre servicios para la atención prenatal, tiempo de espera largo, servicios incompletos, gastos para exámenes no disponibles, consulta prenatal de baja calidad y consultorio prenatal difícil de ubicar.

Personales: poco apoyo de la pareja, importancia del control prenatal, miedo al examen ginecológico, olvido de las citas de control prenatal, dificultad para el cuidado de los hijos, edad extrema, multiparidad, embarazo no planificado, poco tiempo de la consulta y desconocimiento sobre el control prenatal.




 FUENTE: STDMEDIA

El Estado Peruano, cada vez pone énfasis en promover la importancia del control prenatal, dado que el cuidado materno es una prioridad con el propósito de reducir la mortalidad materna y perinatal, se encuentra regulada por normas como la Estrategia Sanitaria Nacional de Salud Sexual y Reproductiva - establecida el 27 de Julio de 2004 con RM Nº 771-2004/MINSA- cuyo propósito es mejorar la salud sexual y reproductiva de la población peruana, la NTS Nº 105-MINSA-DGSP-V.01: “Norma Técnica de Salud para la Atención Integral de Salud Materna” según RM Nº 827-2013-MINSA con la que se desea lograr un manejo estándar, eficiente y de calidad en la atención integral de la salud materna.  

Definitivamente desde el primer contacto que tenemos con la embarazada debemos establecer una relación obstetra – gestante eficiente y eficaz, mayor coordinación entre los profesionales que intervienen en la atención de la gestante, a fin de agilizar la atención y que éstos servicios sean lo más completo posible. Se debe considerar que cada gestante tiene intereses, expectativas y características propias y particulares y hacia allí debemos apuntar a una atención personal.  Cabe señalar que el embarazo no constituye una enfermedad; sin embargo el producto de la concepción está expuesto a una serie de riesgos que dependen del ambiente materno en el cual crece y se desarrolla y del ambiente exterior que puede ser tan favorable o no al ambiente materno  y está en los profesionales de la salud el poder preveer, detectar y controlar los factores que pudieran alterar este binomio con el apoyo de la pareja y /o familia  a fin de disminuir el riesgo de enfermar y morir  de la madre y del futuro recién nacido.

Saludos cordiales,
Oficina Ejecutiva de Información y Documentación Científica.

1 comentarios:

Publicar un comentario