Ergonomía en el trabajo remoto: Adaptando un espacio de trabajo en casa [Post]




Fuente: Imagen modificada de pinterest

El contexto de aislamiento social que atraviesa nuestro país a causa del COVID- 19 hizo que muchas áreas laborales opten la modalidad del trabajo remoto (Decreto de Urgencia N°026-2020) para asegurar la continuidad de sus actividades laborales desde casa. 

Con la migración del trabajo tradicional al “trabajo remoto”, un trabajo no planificado, sin la preparación ni las herramientas necesarias, ha obligado a desenvolvernos en un ambiente que no estaba hecho para realizar el trabajo; de pronto nos hemos acomodado “como podamos y donde podamos en casa”, sin cumplir las recomendaciones ergonómicas, viéndose afectada las condiciones en que trabajamos y con ello la salud. 

¿Por qué la ergonomía es fundamental en el trabajo remoto? 

La ergonomía se encarga del estudio de las condiciones de “adaptación de un lugar de trabajo”, sin duda hoy es fundamental ya que muchos hemos tenido que trasladar la oficina a casa de manera improvisada. 

Llevar a cabo el trabajo a casa y sin la adaptación adecuada de nuestro espacio de trabajo a nuestras necesidades, con el paso de los días podemos empezar a notar molestias en la espalda y en el cuello, es por ello importante la ergonomía puesto que nos permitirá adaptar nuestro espacio de trabajo a nosotros y con ello evitar molestias musculares. 

¿Cómo adaptar su espacio de trabajo en casa? 

Trabajar desde la oficina en un ambiente con condiciones ergonómicas adecuadas (mesas y sillas apropiadas, iluminación como ventilación adecuada) no es lo mismo a hacerlo desde nuestra casa (en la habitación, sala o comedor). 

A continuación, se ofrece algunas recomendaciones ergonómicas para adaptar y asemejar nuestro espacio de trabajo en casa a las de la oficina. 

1. Busque las mejores condiciones de espacio 

-Escoja un espacio en casa en el que se sienta cómodo para estar concentrado y libre de distracción. -Tratar de encontrar un espacio confortable donde no sienta mucho frio. -Un espacio con iluminación suficiente que no produzca reflejos o diferencias de iluminación y que cuente con buena ventilación. 
-Si hay iluminación natural nunca trabaje de cara a la luz, use cortinas cuando sea necesario. -Preferir espacios de trabajo silencioso, libres de ruidos fuertes. 

2. Elija bien la mesa 

-La mesa deberá tener una superficie amplia que permita colocar los elementos de trabajo (pantalla, teclado, ratón), así como para apoyar los antebrazos y las manos evitando posturas forzadas que provoquen dolor. 
-Una mesa con espacio debajo libre para acomodar los pies, y mover con facilidad las piernas. 
-No debe ser ni demasiado alta ni demasiado baja para adaptar la postura del tronco, preferible menor a 75 cm. 
-Deberá ser poco reflectante para minimizar reflejos, de ser brillante utilice un mantel o tela para cubrirla. 

3. Adapte la silla 

La silla es uno de los elementos importantes en el puesto para la buena salud postural, lo ideal sería contar en casa con una silla de oficina que normalmente tienen en cuenta la ergonomía y se puede regular en altura a la superficie de la mesa; de no disponer de este tipo de silla, buscar las que tiene disponible en casa y elija: 
-Una silla que le permita mantener la espalda totalmente apoyada, que se adapte bien a usted. 
-De preferencia que el asiento sea acolchado y de borde redondeado. 
-La altura del asiento de la silla debe coincidir justo debajo de la rodilla al estar de pie, si esto no fuera posible puede corregirlo usando un cojín o almohada sobre el asiento, de modo que al sentarse los pies estén apoyados en el suelo y las piernas formen un ángulo de 90° respecto al muslo.




-En posición sentado asegúrese que el asiento no presione la parte posterior de las rodillas, debe quedar 5 cm libres entre el borde delantero del asiento y la corva de la rodilla.
-Si al ajustar la altura de la silla sus pies no descansan en el piso, puede usar un descansa pies o fabricar uno con objetos de su hogar (cajas de calzado, resmas de papel).

4. Posición de la pantalla 

- La pantalla del ordenador debe estar frente a usted, así se evitará posturas forzadas de cuello. 
- La altura de la pantalla debe estar al mismo nivel de los ojos o ligeramente por debajo. Si la pantalla no es regulable en altura puede poner uno o dos libros gruesos bajo el pie de esta. 
- La pantalla debe estar a una distancia no superior del alcance del brazo, antebrazo y mano extendida tomada cuando la espalda está apoyada en el respaldo de la silla. La pantalla deberá inclinarse a voluntad con facilidad para adaptarse a su necesidad.


Fuente: Imagen modificada de shutterstock

5. Posición del teclado y ratón 

- El teclado y el ratón deben estar frente a su cuerpo. 
- El teclado debe ser inclinable para permitir adoptar una postura cómoda al teclear, y evitar cansancio en los brazos o las manos. 
- Colocar el ratón lo más próximo al teclado, habilitando espacio que permita el apoyo del antebrazo. 
- Utilizar la almohadilla reposamuñecas. 
- Tendrá que haber un espacio de al menos 10 cm delante del teclado para que pueda apoyar los brazos y las manos.

¿Cómo instalarse y adaptar su puesto de trabajo temporal?


Fuente: Imagen modificada de pinterest
Lic. Rita Gutiérrez Cayuri 

Tecnólogo Medico en el Área de Terapia Física y Rehabilitación, con Maestría en Salud Ocupacional y Diplomado en Ergonomía. Trabajo en la Dirección Ejecutiva de Medicina y Psicología del Trabajo en el Área Ergonomía del Centro Nacional de Salud Ocupacional y Protección del Ambiente para la Salud

Cómo citar:

Gutierres R. Ergonomía en el trabajo remoto: Adaptando un espacio de trabajo en casa [Post de un blog]. INSteractúa: Blog de salud, ciencia y tecnología. 24 de setiembre de 2020. [Citado 24 de setiembre  de 2020]. Recuperado a partir de: http://insteractua.ins.gob.pe/2020/10/ergonomia-en-el-trabajo-remoto.html

Compartir:  

Comentarios